GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

lunes, 5 de mayo de 2014

EL DIA QUE LE GANE AL OSCAR

Estaba pasando uno de los momentos más exitosos de mi carrera. En esos momentos estaba realizando una gran exposición de dibujos ni más ni menos que en la Ciudad de Buenos Aires. A la misma acudían aproximadamente 500 personas todos los días. Unas 13.000 por mes, y era un mes la duración de esa exposición. Es una galería de arte por la singular Avenida de Mayo 666 (número no apto para los aprensivos), también es la sede del Diario del Viajero, semanario que va para todo el país, con una tirada de 300.000 ejemplares. No todos los días ocurría eso en mi carrera, y lo cierto era que a veces había momentos de baja que mejor no acordarse. Pero sin lugar a dudas estaba disfrutando de ese momento.

En medio de esa exposición -la cual podía dejar en "piloto automático", ya que la misma era la exposición de cuadros que se colocaban tras una vitrina, y no hacía falta que yo estuviera presente-, me invitan a una fería de libros, que se organizaba en el colegio primario donde yo había cursado. Ese mismo que aparece uno de los primeros posts de este blog (Ver "Mi Primer Día de clase"). Me invitan como el único alumno que tenía una trayectoria artística, no había ninguno otro en más de 50 años que hubiera hecho algo asi en la historia de ese establecimiento educativo. Lo cual para mi era un honor, y una gran responsabilidad. Fue por eso que me invitan a dar una charla, pero, al no ser suficiente,ya que muchos chicos quedan afuera, decidieron pedirme que diera alguna otra. No recuerdo muy bien, pero creo que fueron tres o cuatro.

En las charlas que di, intenté contarles a los chicos como fue que se me había ocurrido dibujar, en que condiciones, y momento de mi vida, justamente la secretaria del colegio era la que me presentaba (y que había sido la segunda maestra que me toco, reemplazndo a mi primer maestra, la que aparece en la foto del post anterior, presentándome como un alumno suyo). Muchos recuerdos, unas charlas que recuerdo con mucho cariño, y que además, la presentación a las mismas fue entrañable.

Llego a la última charla. Y casualmente era la penúltima de este ciclo, donde también asistieron escritores, algunos que en ese lapso aprovechaban y también presentaban libros -dado que dicha feria estaba organizada por el colegio y una editorial. Yo terminaba mi ´última charla, y ya simultaneamente llevaban a los chicos a otra sala, el salón de actos del colegio, en el cual llegaba la charla final. La charla final estaba a acrgo de la Escritora Aida Bortnik, celebre artista de la pluma que había sido co autora del libro del Film "La Historia Oficial", pelicula que arrasó con todos los festivales de cine habidos y por haber en el mundo, y, desde ya, Ganadora del Premio Oscar a la Mejor Pelicula Extranjera en 1986.

El solo hecho de escuchar el nombre de esa escritora me erizó la piel. Supongo que por haber conocido, como cualquier argentino de esa epoca, la forma en como se escribió y como se rodó ese trabajo cinematográfico. Gran parte en la clandestinidad, durante la última parte del gobierno militar. Se jugaron la vida en cada toma, en la que incluían manifestaciones populares de la vida real, tal como si fuera un documental. La niña que protagonizó la película fue amenzada por fuerzas militares y, hasta tuvieron que suspender parte de los rodajes, o de cambiar los lugares de filmación para evitar represalias...o la muerte. Sentía orgullo ajeno de tener tan cerca a semejante personalidad.

Sin embargo, ese orgullo habiá entrado en contraste con el sentimiento de los chicos, que cuando le anunciaban que mi charla llegaba a su fin, y que en el salón de actos los estaba esperando Aida Bortnik, comenzaron a silbar y a abuchear, porque preeferían quedarse conmigo en la charla y no cambiar de lugar. 

Demasiado trabajo les costó a las maestras convencerlos que debían irse al otro salón. Y yo me sentía confundido. Por un lado, creí que lo que estaban haciendo estaba mal...pero por el otro...me sentía con una sensación...de que le había ganado al mismisimo Oscar.