GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

lunes, 5 de octubre de 2015

"A ESA no la ves más, a ESA no la ves más"

JUNTO A CLAUDIA, EN 2010

Muchas veces he escrito anécdotas escatológicas, otras risueñas, alguna que otra con toques de emoción, e incluso lágrimas. Hoy, debido a que estoy probando la reparación de una computadora, decidi escribir...con el corazón en la mano...
JUNTO A ANA EN 2003
En verdad no me considero como un ser con suerte ante el amor. A veces no se si lo que me falta es suerte, o amor, o ambas. Lo que si se, es que existen momentos de la vida donde nos toca sufrir. Pero existen otros -que lo he comprobado-, donde nos hacen sentir como que nos ganaramos el mejor de los premios.

Cabe aclarar que en la siguiente historia he subido dos fotos diferentes. En la que aparece en el encabezado, al igual que en ciertos programas de televisión, es la foto "del final" de la historia.

 En cambio "la otra foto" es, quiza, la foto como comienza la hitoria...aunque, si lo pensamos bien, el comienzo de la historia, es tambien el final de la misma. ¿No entiende nada? Siga leyendo que se lo cuento.

Corría 2003. Yo venía del duelo de haber perdido a mi querida Tía Ilda (eso lo puede leer en otra entrada de este blog). Al poco tiempo, me toca estrenar mi cuarto largometraje. Yo no estaba en condiciones de hacerlo, pero debo asumir la obligación de hacerlo, dado el compromiso que uno había dado ante el elenco. 

El hecho es que yo traigo desde la ciudad de Mar del Plata a mi amiga Claudia, quien, habia trabajado en dos largometrajes con el respaldo de haber sido lejos, la mejor actriz. Y a pesar de que no siempre coincidiamos, y eran muchas las veces que se discutía durante los rodajes, lo resultados eran buenos, por ende, era una buena dupla y las películas tenían buenas repercusiones.

Hete aquí que tras el estreno -recordemos que tras la muerte de mi tía había quedado en la ruina- yo me comprometí a pagar los pasajes desde Mar del Plata de Claudia y de su hija, y para poder pagar el de la vuelta, habíamos conversado con el elenco en que para pagar los pasajes de vuelta debíamos hacer una rifa -en ese caso con un CD con la banda de sonido del film-, y tuvimos suerte. 

Sobre el total de unos treinta pesos que se necesitaban, juntamos 26, solo faltaron cuatro pesos, que se podían encontrar de cualquier otra forma.

A pesar que todo salía tan redondo, los cuatro pesos faltantes fueron motivo para que Claudia me hiciera un escándalo en la puerta del mismísimo Centro Cultural Recoleta. Por ese motivo yo ya no tenía dinero para tomarme el 37 a Lanús (ya tenía decidido caminar hasta Constitución y luego tomarme el tren "de colado" para volver a mi casa). Ahí Claudia se da cuenta que yo no tenía un peso encima, había puesto todo mi dinero en sus pasajes, y me paga el colectivo hasta Lanús. Mientras volvía hasta mi casa, reflexioné acerca de mis sacrificios y de lo que sucedía a mi alrededor. También me quedaron grabadas las palabras de Claudia, "los que te rodean son unos mediocres", en alusión que todo el sacrificio que hacíamos para hacer las películas, en mas de una ocasión era utilizado, por ignorancia, en factor de diversión, y no para subir la calidad del producto.

Pasaron unos meses (seguiamos en 2003), y decidí escribir otro guión para la próxima película. Claudia y yo soñabamos con hacer una película en su Mar del Plata, pero en el camino, ella se muda a otro departamento muy pequeño, y no nos podía albergar para poder estar un par de días, y filmar. Tampoco pudimos conseguir alojamiento en otra parter. Eso -y sumado a aquellas divergencias que había tenido con Claudia en Recoleta-, hizo que se pensara en la búsqueda de otra protagonista. Asi se puede decir que comienza esta historia.

Ya estabamos en el mes de agosto, pasaron alguna que otra chica, tras el estreno de Recoleta hubo una discusión con parte del elenco -en el cumpleaños de la madre de Jorge, el microfonista- y eso precipitó algunas renuncias, cosa que hizo pensar en un recambio aún más grande del elenco, el cual era lógico si se pensaba en la quinta parte de una saga cinematográfica.

Fue allí donde en un día de visita en un teatro desaparecido de Lomas de Zamora me recomiendan a una chica "parecida a Geraldine Chaplin". Y asi aparece Ana, como protagonista de la quinta pelicula, pero además, para ocupar un lugar importante dentro de mi vida.

El felling comienza en los momentos en los cuales se ensayaba la película, pero, a su vez, se extiende durante casi seis meses, donde, con alianzas de plata, nos comprometimos.

El romance termina a principios de 2004 -apenas diez dias despues del compromiso, o menos-, pero en esos meses conocí a una persona, que nunca terminé de conocer (y que a lo mejor, no debi conocer nunca). Sin embargo, recuerdo muchos aspectos de su personalidad. Cuando uno le decía cualquier cosa, siempre respondía tras un breve silencio, que se notaba mucho. Su caracter leonino, sus celos. En particular una anécdota que me ha impulsado a escribir hoy. De visita en ese teatro donde la conocí, y donde solía visitar por mi trabajo periodístico, existía un viejo afiche de una obra titulada "Ud. puede ser un asesino", de Alfonso Paso. En las fotos del afiche aparecía Claudia, era la obra donde yo la conocí antes de convocarla a hacer mis películas. Y el conflicto comienza cuando le dije "esa fue la mejor actriz que tuve".

Si. Era cierto. Era mejor actriz que mi novia. Pero con mi novia tenía algo que yo con Claudia jamás había tenido. Sin embargo, Ana me hizo una escena, en varias oportunidades, haciendo la siguiente sentencia, "a ESA no la ves más, a ESA no la ves más".
Era inutil explicarle que no la veía hace meses. Fue imposible explicarle que Claudia vivía a quinientos kilómetros, y, muchísimo menos poder explicarle que entre Claudia y yo solo habíamos hecho películas, y que luego, cada cual a su casa con su vida.

Claudia la perseguía como un fantasma, cada vez que llegaba a sus ensayos en el teatro, desde el afiche. Y yo trate, para evitar suspicacias, de no hablar mas nada de Claudia.

Lo cierto que tras enero de 2004 rompimos relaciones con Ana, nunca más pudimos hablar. Sin embargo, terceros involucrados en dicha puja, hicieron lo imposible para alejarnos aun más, para que no estrenara nunca la película, ni para que filmara más. Cosa que casi logran. No pude estrenar esa película ni agregando un final musical a cargo del Coro Kennedy (dicho sea de paso, ese coro lo agregué a la película porque sabía que a ana le gustaba el coro). Porque a pesar de todo seguía siendo leal. No había vuelto a recurrir a nadie, ni lo iba a hacer, pensando en que las cosas se podían arreglar. Cosa que nunca pasó.

Llegamos a enero de 2010 -la tristeza no tiene fin-. Fue como desde mi messenger (todavia no había sido reemplazado por el skype), me llega un mensaje

-Hola, Gus, tengo ganas de filmar otra pelicula con vos
-Lo siento, ya no tengo ganas de hacerlo, ya no filmo nada desde hace tres o cuatro años-
-Pero te venis para mi casa unos días, la filmamos juntos, la vamos a pasar bien.
-Y donde estás ahora?
-En Mar Del Plata
ERA CLAUDIA...

Le mandé un guión que había escrito entre 2006 y 2008 que casualmente tenía en word en la computadora, por suerte le gustó. Estuvimos planificando vía msn, hasta que en agosto vino a Lanús a verme, Allí pudimos hablar un par de horas, de muchas cosas que nos habían pasado a través de siete años que no nos habíamos visto. Las cosas que nos habíamos pasado, a ambos, en todo ese tiempo (el tema de mi ex y su odio hacia ella, también). 

Cumplimentamos una fecha para el comienzo del rodaje, en la costa, para finales del mes siguiente, y por supuesto, seguimos en contacto en forma virtual hasta en la fecha donde nos debíamos volver a ver.

Sale el tren a Mar del Plata desde Plaza Constitución. Una de las noches mas heladas de ese año. Mientras miraba a la ventanilla, que daba a la nada, las luces de esos campos interminables, recordaba lo sucedido en todos esos años oscuros. Pero nada ya importaba. Sabía que lo peor, había pasado.

Cuatro horas mas tarde, estaba en la Ciudad Feliz. Toco el portero eléctrico del palier del edifición donde ella vivía, luego sale al balcón y me arroja la llave de la puerta. Y por último subo, y cuando me abre le digo 

"a ESA no la ves más, a ESA no la ves más"

LA MALDICIÓN DE LA BRUJA SE HABÍA ROTO

Espero que les haya gustado esta historia...